martes, 13 de abril de 2010

¿Cómo superar el mal humor?

Hoy me levanté en uno esos días en los que casi todo te irrita. Hacía varios meses que no tenía un día como el que tuve hoy. Motivos, un par, pero me los reservo. Ni siquiera tenía ganas de escuchar música, y eso sí ya es grave. Generalmente cuando estoy en un día medio bajón o de mal humor suelo escuchar música que acompañe ese estado de ánimo o que sea lo opuesto, ej: estoy enojado, escucho Megadeth o Hermética, por nombrar un par de bandas; si estoy medio depre puedo escuchar los temas más oscuros de Radiohead. Sino para levantar el ánimo pongo Pink Floyd, los Rolling o algún que otro buen Reggae y con eso cambio rápido de humor.

Hoy fue la excepción. Aún así me mantuve productivo en el trabajo y después fui a la facultad a cursar Estadística II. Yo soy muy partidario de que es una pérdida de tiempo estar de mal humor porque si. De que la vida hay que disfrutarla y que el mal humor no está en sintonía con ese pensamiento. Pero a veces es un proceso saludable. Está bueno descargar.

A diferencia de otras veces, hoy estuve bastante callado en el trabajo. Le avisé a mis compañeros que tenía un día complicado y me dediqué a pensar mucho. Me tomé varios recreos solo. Procesé mucho de lo que me tenía mal y con el correr de las horas fui cambiando la cara y la onda.

Otro mecanismo que uso es escribir. Escribo mucho más de lo que comparto en este blog o quizás en otros que supe tener hace varios años. A veces tiro ideas de temas para escribir en este espacio, otras veces letras de canciones sin música y otras poemas (ya son los menos). La música suele acompañarme en todos estos momentos. Cada tanto para romper con la cadena de malos pensamientos hago algo completamente distinto y produzco el quiebre. Levantarme y salir a caminar, leer el diario, chusmear el Facebook de algún amigo o conocido, aprovechar el metegol, los videojuegos o el pool del trabajo... incluso jugar un sudoku.

Evidentemente tengo un acercamiento muy racional. Siempre trato de ir hacia atrás y ver cuál es el desencadenante de las distintas emociones o estados de ánimo en los que me encuentro, ya sean buenos o malos. Me gusta saber cómo llego a donde estoy.

Como dije antes, hay cosas más importantes en la vida que estar de mal humor. Hacía casi tres meses que no estaba de mal humor. Hoy lo tuve, lo procesé y lo superé y pude seguir sin problemas con mi día laboral y estudiantil. Teniendo un estado de ánimo positivo podemos ver las cosas de otra manera, con mayor optimismo y energía que estando en un estado negativo o pesimista.

Creo que es clave tener nuestras emociones bajo control. No reprimirlas, pero sí saber administrarlas, entenderlas, usarlas. Si queremos estar bien en nuestra vida laboral, amorosa, con amigos o con la familia es fundamental evitar que nuestras emociones se metan en el medio, o dejar que las malas se mantengan en el tiempo y se conviertan en estados de ánimo.


Imagen tomada del blog El Antibuda

5 comentarios:

  1. Sobre la parte que dice: es fundamental evitar que nuestras emociones se metan en el medio... me pregunto si es fundamental o siquiera posible mantener las emociones al margen de las relaciones personales, con amigos, amorosas, de familia...

    ResponderEliminar
  2. Fundamental, para mi es seguro. De ahí a que sea aplicable es otra historia. Es como un ideal a alcanzar.
    La realidad es que estamos todos cargados de sentimientos y emociones y muchas veces todo eso se mete en nuestro camino y nos nubla el juicio.
    En mi caso, a veces puedo tomar decisiones objetivas y otras veces no... Pero es algo en lo que estoy trabajando a conciencia.
    Gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  3. Creo que desde el momento en que planteas la "no interferencia de los sentimientos" de manera generalizada y especifica en ambitos interpersonales como ser la familia, amigos, amor, estas planteando algo imposible, estas ignorando la naturaleza de ese tipo de relacion. Si hablases solo de ambitos como el trabajo y los negocios, podria acordar, pero en lo que involucra a personas con los vinculos antes nombrados, es imposible y hasta necio, como te digo, ya que negas la esencia misma de ese tipo de relaciones. Suerte en la travesia igual!

    ResponderEliminar
  4. Para mi no todo es blanco o negro. En algunas áreas pueden existir matices.
    En ámbitos laborales y académicos es más fácil deshacerse de las emociones. No es necesariamente fácil, pero se puede lograr.
    Cuando nos metemos en el terreno de la familia y amigos se pone más complicado el tema. Mi intención no era hablar sobre eso sino más en general.
    Igualmente, yendo particularmente al tema de los lazos, yo creo que a veces se puede ser objetivo. Requiere de mucha conducta. Se ven a muchos padres llevando a sus hijos a centros de atención para adictos en vez de cegarse y pensar que sus hijos están bien; o padres entregando a sus hijos a la policía por crímenes que cometieron. De la misma manera hay padres que prefieren creer que sus hijos son eternamente inocentes o inmaculados solamente porque son sus hijos y los aman. Hay de todo.
    Por lo tanto sigo firme en la creencia de que se puede ser objetivo en la vida y tomar decisiones libres de emociones. En algún ámbito será más aplicable que en otro... incluso si fuese un ideal inalcanzable, está bueno tratar de tender hacia algo bueno.

    ResponderEliminar
  5. Yo nunca plantee blanco o negro en mi respuesta, y el que dice que algo es fundamental es quien no deja lugar para "matices"...igualmente, la idea no es acordar ni argumentar eternamente. Y el padre que lleva a su hijo incluso a la policia no lo hace sin emocion o sentimientos, creo que es justamente desde un sentimiento de mucho amor por esa persona. La firmeza, la objetividad...no niegan la emoción. Yo tambien por mi parte mantengo mi postura de que no son posibles algunos vinculos sin emociones no sentimientos, pierden su propia esencia...y a partir de ahi además...yo elijo mi vida llena de sentimientos y emociones aunque muchas veces terminen en dolor...porque si ese dolor es proporcional a la alegria anterior...siempre vale la pena ;). Saludos y suerte con el blog!

    ResponderEliminar