martes, 6 de octubre de 2009

ACDC vuelve a Argentina



Los que me leen seguido saben que cada tanto hablo de otras cosas que no están relacionadas con política, economía o la sociedad.

En este caso voy a hablar de una de mis bandas favoritas, ACDC. La descubrí por primera vez entre la colección de CDs de mi hermano mayor cuando tenía 6 o 7 años. El disco era The Razors Edge. Ya desde muy chico escuchaba metal y rock pesado y casi 20 años después sigo haciéndolo con las mismas ganas. Me acuerdo que volvía corriendo de la escuela para escuchar Metallica, Megadeth, Guns'n Roses, ACDC, Nirvana, Motorhead y otras tantas bandas, obviamente sin que mi hermano jamás supiese que le usaba el equipo de música y que el escuchaba sus CDs.

En este caso, cumplo uno de mis sueños, y es ver a esta gran banda. La primera vez que vinieron era muy chico para ir a River. Así que tuve que esperar 13 años para poder sacar mi entrada. El año pasado también pude ver por primera vez a Megadeth, después de que se hubiese suspendido el Ozzfest en el 2001 y que en 2005 tuviese que viajar por trabajo el mismo día que tocaban en el Pepsi Music y grababan el último DVD en vivo que sacaron (en los dos casos había sacado entrada).

ACDC es uno de esos pocos casos dentro de la música que ha mantenido su esencia intacta. Desde sus comienzos en Australia hace 36 años hasta el día de hoy la fórmula es la misma: mucho power chord, mucha energía y letras pegadizas, con solos dignos de ser coreados como solamente el público argentino sabe hacer (sí, acá se me va todo lo humilde, estoy convencido de que somos uno de los mejores públicos del mundo). Incluso con cambios de integrantes, soportando la pérdida de Bon Scott (uno de los cantantes más grandes del rock), hecho que hubiera desmembrado a casi cualquier banda, pero encontrando en Brian Johnson renovadas fuerzas para redoblar la apuesta -y que mejor prueba de eso que Back In Black- y mantenerse vigentes como siempre.

El 3 de Diciembre voy a estar saltando en el campo de River Plate. El sueño del pibe se hace realidad.
I'm on my way to the promised land!

4 comentarios:

  1. Me pasa algo muy parecido con Led Zeppelin. Aunque las posibilidades que ellos vengan a nuestro pais son nulas. Bueno, escribo nuestro pais y pienso nuestro planeta.

    No te da la sensacion de que, por mas que haya varias bandas de esta epoca que estan buenas, no hay nada tan increible como 'aquellas' bandas que nombramos?

    Me da pena. Pienso y digo; naci 40 años demasiado tarde.

    ResponderEliminar
  2. Yo siempre pienso que tendría que haber nacido en USA en 1955, así llegaba con 14 años a ver a Hendrix tocar en Woodstock. Y obviamente enganchar a los beatles, zeppelin, los doors, the who, zappa, clapton y otros tantos más..
    Igual todavía quedan buenos músicos dando vueltas. Solamente hay que buscarlos.

    Gracias por el comentario!

    ResponderEliminar
  3. Me pasó que tuve que viajar a USA hace unos años por laburo, y me encontré con un hippie quedado en el tiempo. Me mostró fotos de cuando usaba pelo largo, cuando estaba en Woodstock, una locura.

    Ahora, pelado, ojos saltones, pero tuvo el placer de decirme 'yo estuve en el primer recital de Janis Joplin'...

    Lucky Bastard!

    ResponderEliminar